martes, 31 de agosto de 2010

DESPIDOS EN LA REDACCION

Este viernes 27/8 fue "invitado a retirarse" es decir despedido el compañero Fernando Soraggi.

Esta comisión interna reitera su más enérgico rechazo a la política de achicamiento que empezó la empresa hace dos años en administración, que continuó con trabajadores gráficos y que hoy afecta a los trabajadores de redacción.

Se ha iniciado el expediente N° 1.387.517/2010 en el Ministerio de Trabajo denunciando esta política. Reiteramos nuestro compromiso en la defensa de cada uno de los puestos de trabajo.

Llamamos a los compañeros a visualizar la gravedad de la situación a fin de reflexionar y tomar acciones acordes al momento.

Ante cualquier anuncio por parte de la jefatura que afecte tu puesto de trabajo comunicate con la

C.I.P.

Marita Recoaro 15-40901423
Irene Haimovichi 15-37045007
Gladys Brotzman 15-53788863
Antonio Soriano 15-62793242
Alfredo Migueles 15-65028039
Claudia Zoppi 15-51766121
Carlos De Mori 15-49713079



video

2 comentarios:

  1. Compañeros, sumo estas líneas para que puedan exponer la información de la manera que consideren:

    "La Nación mete miedo"
    A la política de persecución interna de sus trabajadores que ejerce la empresa hace años, se sumaron en 2009 los despidos masivos en Administración, planta impresora y, desde enero de 2010, la Redacción. La manera de hacerlo es en muchos casos mediante listas negras que han armado jefes de alto rango, incluyendo a trabajadores que en algún momento hicieron reclamos. Por esta amenaza permanente, en La Nación se trabaja con miedo, situación que le permite a la empresa mantener sueldos miserables.

    El temor se ha trasladado directamente al periodismo que se ejerce en estos tiempos en el matutino. Hay miedo a manifestarse, escribir con mirada crítica, debatir entre colegas y dar una opinión. La presión es insostenible en la cotidianeidad laboral y ha anulado progresivamente la tarea del periodista.

    La mayoría de los retiros forzados deja además puestos de trabajo que no se cubren, salvo con la incorporación de pasantes rentados. De esta manera, a la sobrecarga de tareas en casi todas áreas (que pone al límite la producción, ni hablar la calidad), se suma la evidente precarización laboral. Esto debe ser denunciado para que se trabaje según lo estipulado por las leyes.

    Hay que destacar que mientras La Nación reduce violentamente su cantidad de empleados, continúa obteniendo ganancias millonarias todos los meses.

    Necesitamos que los compañeros no se dejen amedrentar y que la nueva agrupación de prensa, integrada por delegados de diferentes medios, impulse acciones claras en relación con estos temas. Sería una buena manera de empezar un vínculo distinto de los trabajadores con sus representantes, para que de una vez por todas nos encuentre unidos.

    ResponderEliminar
  2. Estimados, considero que la carta pegada en las carteleras -anunciando un despido- está lejos de ser una defensa de los trabajadores. Más que un rechazo, parece una forma de resignación en letra pequeña. No seámos meros testigos de tantos despidos. Ojalá los delegados con fueros, la Utpba y/o la lista Naranja de Prensa se manifiesten en la puerta del diario y en los medios. Que todos se enteren de lo que pasa en La Nación. BASTA DE DESPIDOS Y CAZA DE BRUJAS –
    BASTA DE TERRORISMO EMPRESARIAL

    ResponderEliminar