martes, 5 de febrero de 2019

INFORME DE SITUACIÓN EN S. A. LA NACIÓN


*Hace una semana la empresa cerró la planta impresora.
*72 trabajadores gráficos despedidos. 32 se acogieron a retiros voluntarios y prejubilaciones. Total -104 puestos de trabajo.
*Desde el lunes 28 efectivos policiales custodian el ingreso al edificio de Libertador 101, donde funciona la redacción de La Nación ¿Los trabajadores representamos un gran peligro para los propietarios de S. A. La Nación? ¿Volvimos a las prácticas represivas de la dictadura? Una práctica de amedrentamiento que no se veía desde el regreso de la democracia implementada en un medio de comunicación es una mala señal, mas cuando se trata de sostener periodismo de calidad.
*El cierre papel se adelantó a las 13.30 hs. Se imprime en plantas de terceros. Esos terceros tienen información sobre cantidades y distribución del diario La Nación que siempre se consideró reservada. ¿Qué cambió que ahora no importa que Clarín tenga esa información, e incluso que sepa con tanta antelación con que tapa y con que noticias saldrá el diario La Nación?
*El diario papel llega a los quioscos tan envejecido que los lectores pierden interés en comprarlo, también desalienta a los anunciantes. Incluso el horario de cierre hace que se rechace la publicación de avisos históricos.
*En este contexto la empresa saca un editorial que provoca el rechazo no solo de sus propias empleadas y empleados, sino también de numerosos lectores que se des-suscriben.

Los trabajadores nos preguntamos si esto es el resultado de una incapacidad empresaria pocas veces vista o es una gran operación de vaciamiento.

Alertamos sobre el riesgo que esto implica para todos los que trabajamos. Nuestros patrones ya no solo nos usan como variable de ajuste, sino que parecen llevarnos al desastre.

Mantenemos firme nuestra solidaridad con los compañeros gráficos. No al cierre de la planta impresora, no a los despidos.

viernes, 1 de febrero de 2019

Rechazamos la editorial de hoy "Niñas madres con maysúculas"

La Comisión interna de prensa de rechaza el editorial de hoy de "Niñas Madres con mayúsculas". Una niña embarazada es una niña violada. .


miércoles, 30 de enero de 2019

ASAMBLEA DE PRENSA


HOY 15.30 hs ASAMBLEA POR EL CIERRE DE LA PLANTA.
EL CIERRE NOS AFECTA A TODXS.
PENSEMOS JUNTOS PORQUÉ Y QUÉ HACER FRENTE A LO QUE OCURRE Y LO QUE SE VIENE.
SOLIDARIDAD CON LOS COMPAÑEROS GRÁFICOS

martes, 29 de enero de 2019

NO A LOS DESPIDOS. NO AL CIERRE DE LA PLANTA


Cuando el resultado de una negociación es el cierre de una planta impresora en la que trabajan más de cien personas, queda claro que no se trató de una negociación sino de una estrategia de dilación para desgastar y diluir el conflicto en los calores del verano. Existen muchas explicaciones posibles, pero ninguna explica que esas familias queden sin trabajo, no hay cuenta que justifique esos despidos porque no es de esos números que depende la continuidad de La Nación S.A.

Repudiamos el cierre de la planta impresora y nos solidarizamos una vez más con nuestros compañeros gráficos. Reclamamos la reapertura de la misma y de una mesa con verdadera voluntad negociadora.

lunes, 28 de enero de 2019

SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES GRAFICOS DEL DIARIO LA NACIÓN


Las trabajadoras y trabajadores de prensa de La Nación repudiamos la política empresarial de reducción y ajuste permanentes, que primero jaquea nuestro poder adquisitivo y finalmente elimina nuestros puestos de trabajo.
Actualmente, la situación más acuciante la padecen las y los trabajadores gráficos de Zepita (Barracas), a quienes la empresa puso entre la espada y la pared con una disyuntiva de hierro para no cerrar la imprenta: 40% de retiros y prejubilaciones y 40% de reducción salarial para quienes continuaren trabajando.
Sin embargo, a pesar de que más de treinta trabajadores ya aceptaron su desvinculación y a pesar de que la parte sindical ya ha aceptado la reducción del 25% de sus salarios, la intransigente posición empresarial da casi por cerrada la negociación y amenaza con el cierre final de la planta.
Amparados por un Gobierno que propone vivir en la incertidumbre, la conducción empresarial de La Nación parece haberse propuesto precarizar todo lo precarizable, cuando no cerrarlo.
Muy difícil pensar el futuro del periodismo en estos términos.
Solidaridad con los trabajadores gráficos de S.A. La Nación.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Un despido más, y van…


En el día de la fecha Ana Armendariz, de la gerencia comercial, fue despedida. No fue la única. Un mes atrás otro compañero del área, Pablo Masara, también fue despedido. El responsable de área, Rubén Janeiro necesita realizar un ajuste, y por supuesto, son los empleados los sacrificados en pos de cumplir con la reducción de costos que la empresa exige.
Empleados que realizan su tarea de manera correcta, que tienen años de experiencia y capacitación, son informados de su despido con total falta de empatía. A Pablo se le informó en el baño, y a Anita por mensaje de texto en plena Navidad.
Compañeros de mas de 20 años de antigüedad queridos por todos.  Al responsable del área no le importo, hizo su lista de acuerdo a la afinidad personal con los trabajadores, esto es según perteneciesen o no al circulo áulico de los que responden a su muy particular manera de dirigir el sector.
Todos podemos entender que la situación empresarial no es la mejor, pero no compartimos la manera de transitar esta coyuntura que propone la dirección empresaria. No creemos que los compañeros sean la única variable de ajuste en la solución de los problemas. Estamos trabajando muy mal, en total incertidumbre sobre nuestro futuro.
Hace meses que venimos pidiendo diálogo y nos dan despidos.
Solicitamos una mesa de trabajo para buscar caminos de consenso frente a la crisis y no somos escuchados. La perspectiva es que el trabajo sea cada vez más precarizado y la calidad de lo que hacemos se pierda en el camino.
Solo por eso, porque La Nación es sinónimo de calidad periodística, las autoridades de la empresa deberían estar dispuestas a sentarse con los representantes de los trabajadores.


Exigimos que cesen los despidos y que se escuche la voz de quienes hacemos día a día La Nación.